Alfarería Zamora

La alfarería comenzó cuando Luisa Pérez Pastor aún era niña con sus padres, hasta que con ya 25 años se independizó, trasladándose y montando su propio taller de 350 metros en Zamora, con gran éxito, que fue tal que ante la avalancha de clientes, y no quedando más remedio ante el brutal crecimiento y falta de espacio, que ampliarse de nuevo en Pereruela. No había duda, la alfarería en Zamora estaba asegurada y sólo habían pasado 10 años de modo independiente, pero con los conocimientos de muchas generaciones en el modo artesanal, cuidando ante todo la calidad como le habían enseñado.